Encuentros hermosos

Léa Bigot

Lunes 8 febrero 2021

Léa Bigot nos ha abierto las puertas de su taller marsellés. Encuentro con una artista multidisciplinar.

      ¿CUÁL HA SIDO TU TRAYECTORIA?
      Nací en la isla de la Reunión, donde viví hasta mis 17 años, cuando dejé a mi familia y me fui a vivir a París. Me quedé diez años. Hice mis estudios y trabajé en el campo del grafismo y la edición. En ese momento, desarrollé una pasión por el arte y el diseño del siglo XX, así como una atracción por el volumen. Así que formé el dúo artístico Klima Intérieurs con mi amiga Sarah Espeute, en paralelo con el grafismo. Durante cuatro años, hemos expresado juntas nuestra visión del objeto y su lugar en la vida cotidiana y en nuestros interiores. Hace dos años, me mudé a Marsella, y volví a reconectar con el sol, el mar y los acantilados. Este vínculo, que me une al mundo salvaje, me ha dado el impulso que necesitaba para lanzarme en mi proceso personal y que por fin he creado.
      ¿CÓMO HAS DESARROLLADO TU FIBRA ARTÍSTICA? ¿CÓMO SE TE ENCENDIÓ LA BOMBILLA?
      Nunca se me encendió la bombilla, para mí siempre ha sido evidente. En mi familia todo el mundo crea. Mi padre es fotógrafo y tenía su laboratorio de revelado en casa. Mi madre, profesora, nos hacía experimentar con muchos medios diferentes: el collage, la pintura y el modelaje. Recuerdo un elefante en loza roja que hice de pequeña. Mi técnica actual se parece mucho a la que tenía en aquella época.
      CUANDO VEMOS TRUS OBRAS, SENTIMOS UNA FUERTE CONEXIÓN CON JEAN ARP. ¿QUÉ ES LO QUE MÁS ADMIRAS DE ÉL?
      Me gustan todas las obras de Arp y admiro la belleza de su universo personal. Me gustan sus formas, que parecen vivas y familiares, estampadas con una energía de crecimiento, de evolución y de movimiento, todo ello muy sencillo. También me gusta este diálogo constante que tiene con las creaciones de su mujer Sophie Tauber Arp, a la que también admiro mucho. La búsqueda de la belleza y del equilibrio que marca la creación artística de esta época es una gran fuente de placer para mí.
      ADEMÁS DE LAS ESCULTURAS, ¿CUÁLES SON TUS OTROS CAMPOS DE PREDILECCIÓN?
      Pinto, dibujo o fabrico líneas flexibles. Es una obsesión que alimento desde hace varios años. He descubierto esta escritura automática un poco al azar, y me provoca el mismo efecto que una sesión de meditación. Hago muchas, hasta obtener una línea que me gusta, que la guardo y que miro.
          ¿PUEDES EXPLICARNOS TU PROCESO CREATIVO (MANÍAS, HÁBITOS...)? ¿CUÁLES SON TUS DIFERENTES ETAPAS?
          Dibujo y escribo mucho todo el tiempo para proyectarme en el futuro más o menos cercano. Para una escultura, dibujo las formas hasta encontrar un dinamismo interesante, y este movimiento guiará el volumen. La escultura nunca se parece realmente al dibujo, pero lo que busco es la dinámica y la energía que emana.
          COMO ARTISTA, ¿HAS CONOCIDO YA EL SÍNDROME DE LA «PÁGINA BLANCA»? EN CASO AFIRMATIVO, ¿QUÉ HACES PARA REVITALIZARTE?
          Cuando me bloqueo, salgo fuera. Me gusta la proximidad entre la naturaleza y la ciudad de Marsella. He descubierto que estar fuera me ayuda a cultivar mi imaginario interior. Me suelo sumergir fácilmente en las emociones y caminar por lugares salvajes parece restablecer mi equilibrio. Estar lejos de los ruidos de la ciudad me permite comprender mejor lo que me gusta y lo que soy, y esto me ofrece nuevas perspectivas.
          HABLEMOS DE CONFINAMIENTO. ¿CÓMO HAS VIVIDO LOS ÚLTIMOS? ¿DIRÍAS QUE HA TENIDO UN IMPACTO POSITIVO O NEGATIVO EN TU PROCESO CREATIVO?
          El primer confinamiento fue muy difícil para mí. Me suelo proyectar en el futuro y me sentía encerrada. Sin embargo, al final de este confinamiento encontré mi técnica de predilección a la hora de esculpir. Creo que, inconscientemente, el hecho de poner en pausa el desplazamiento de mi vida me ha permitido ver más claramente el camino que quiero tomar.
          ¿QUÉ TE INSPIRA LA MARCA SESSÙN?
          Un universo marino y soleado, bruto, natural y en movimiento.
              SI PUDIERAS VOLVER ATRÁS EN EL TIEMPO Y REVIVIR UN DÍA ESPECÍFICO, ¿CUÁL ELEGIRÍAS Y POR QUÉ?
              Me gustaría revivir uno de los recuerdos más lejanos de mi infancia. Una carrera a un árbol con los niños de mi clase de preescolar por alcanzar un fruto salvaje que, hoy en día, sigue siendo mi preferido. Mi vida de adulta está impregnada de esta libertad que sentía de niña. A veces y, sobre todo, estos últimos meses, siento que mi objetivo al crear es el de intentar reencontrar esta libertad absoluta.

              ¿QUÉ LIBRO TE HA MARCADO O INSPIRADO MÁS?

              Últimamente, diría que El amante de Marguerite Duras. Me gusta mucho este libro que, a través de una historia de amor, describe la sociedad colonial de la época. Esta sociedad, marcada por la brutalidad y la injusticia, es la de mis tatarabuelos. Son vidas que no han estado documentadas en la historia, y poco contadas por las familias pero que, sin embargo, viajan a través de nuevas generaciones que viven en los departamentos de ultramar.

              ¿Tienes un ritual que alíe tu proceso de creación con el taller?

              La siesta. Mi proceso de trabajo se asimila a un diálogo constante entre mi mente y mi cuerpo. El sueño es un momento de transición necesario para mi viraje entre dos estados: el de reflexión, un momento en el que intento concentrarme en mi recepción de los elementos exteriores, y el de la escultura, un momento muy físico. 

                  Háblanos de la pieza que has diseñado para la exposición «Floraison Créative» de Sessùn. 

                  Magda se ha creado como una torre que crece en sí misma hacia la luz. Debido a su naturaleza variopinta, tres módulos que se encajan de forma orgánica, recuerda a una osamenta articulada verticalmente que se precipita hacia el cielo. Es como un homenaje al sol y a todos los seres que viven intentando acercarse a él.

                  ¿Qué retienes de esta experiencia?

                  Una cierta serenidad en mi trabajo, aquella que prodiga la confianza que Sessùn ha depositado en mi obra y el respeto de mi tiempo de reflexión. El poder expresarse con toda libertad y ser recibida con tanto cariño es una oportunidad única.

                  Muchas gracias a Léa Bigot por su preciado tiempo en el taller y espacio colaborativo Coco Velten.

                  Crédito de las fotos: Florian Touzet

                  Creaciones de cerámica: Léa Bigot

                  Patrones en filtro: Azur World

                  Puede que también te guste...
                  Delphine Dénéréaz
                  Encuentros hermosos
                  martes 2 julio 2024
                  Delphine Dénéréaz en su estudio de Marsella.
                  Seguir leyendo...
                  Justine Pruvot
                  Encuentros hermosos
                  lunes 1 abril 2024
                  Sigue leyendo y descubre nuestro encuentro con Justine Pruvot, chef del restaurante Mercato de Marsella y fundadora de la marca Touillet.
                  Seguir leyendo...
                  Lorraine Grouvel
                  Encuentros hermosos
                  lunes 11 marzo 2024
                  Hoy te presentamos a la ceramista Lorraine Grouvel, creadora del proyecto Apollonie Ceramics.
                  Seguir leyendo...