Encuentros hermosos

Zuri Camille de Souza

Miércoles 22 febrero 2023

CRÉDITO DE LAS FOTOS : FLORIAN TOUZET

Su cocina cuenta al mismo tiempo sus recuerdos de la infancia, su legado multicultural y su gesto sagrado por la acogida, pero también algo nuevo, como un impulso hacia un horizonte infinito de posibilidades. Zuri Camille de Souza creció en India y más tarde se marcharía a los Estados Unidos para estudiar ecología humana. A ello le siguió un proyecto de cocina en Palestina. Asimismo, ha colaborado en diferentes proyectos creativos sobre los refugiados y la inmigración en Grecia. La cocina de Zuri, con un marcado carácter político, transmite su visión sobre las desigualdades y los conflictos de todo el mundo. Para su estancia en Sessùn Alma, que tendrá lugar hasta el 1 de abril, Zuri Camille de Souza ha diseñado una carta humana, que pone de relieve los productos y productores, repleta de platos que reconfortan el alma y cuidan de nuestros cuerpos.

De Goa a Marsella. Cuéntanos qué te ha llevado a cruzar el mundo.

Me encanta la idea de viajar desde que soy niña. Mi padre nació en Kenia y volvió a la India cuando tenía 17 años. Mi madre vivió en Zambia, Hong Kong, Isla Mauricio, Trinidad y la India. Desde que soy pequeña, escucho sus historias, sus aventuras, todos sus idiomas... ¡la cocina de cada país me hace soñar!

¿Cuál ha sido tu trayectoria y formación?

Me fui de la India a los 18 años. Recibí una beca para estudiar mi licenciatura en ecología humana en Estados Unidos. Pasé 4 años en una isla perdida cerca de Maine, durante los cuales llevé a cabo varios proyectos de investigación sobre la alimentación sostenible, la arquitectura y la ecología en Palestina, Italia y Bombay. Después, volví a Bombay, donde fui profesora en una escuela de diseño y trabajé al mismo tiempo en un taller de costura, diseño y artesanía, el cual me hace pensar en Sessùn Alma, pues invitábamos a chefs para que hicieran una estancia. En ese momento me di cuenta de que tener una visión interdisciplinar sobre la cocina era posible. 

Dos años más tarde, mi novio y yo decidimos aprender a navegar en velero. Empezamos a navegar en un velero pequeño a lo largo de Bombay. 

Después, me aceptaron para hacer una estancia en Jericó, en Palestina. Me fui de Bombay durante un mes y medio, e inicié un proyecto sobre la cocina palestina y su evolución tras la ocupación. Esto me hizo ver hasta qué punto la cocina tiene el poder de reunir a las personas, de crear momentos felices incluso durante una ocupación larga y violenta. Más tarde, mi novio se fue a trabajar a la isla de Quíos, junto a Lesbos, es un campo de refugiados. Nuestras experiencias respectivas nos llevaron a hacer algo que uniera nuestro savoir-faire y nuestra perspectiva política. Tuvimos la idea de crear una pequeña editorial itinerante sobre la naturaleza, los paisajes y la migración. Nos fuimos en velero desde Frontignan hasta Lesbos, y creamos un jardín compartido en un centro de acogida de día para los habitantes de Moria Camp, el campo de refugiados más grande de Grecia. 

Gracias a las redes, pudimos acoger en nuestro velero a diversas personalidades muy interesantes. Juntos, hemos hecho talleres de radio y cine, veladas de poesía y música, jardinería y fotografía. Cada proyecto se ha transformado en una publicación o en una serie de pódcasts. Después de un año, volvimos a Francia, a Marsella. 

Tras Bombay y Lesbos, la idea de vivir lejos del mar se nos hacía cuesta arriba. Además, nos gustó mucho la diversidad de Marsella. En aquel momento aún no hablaba francés, pero sabía que quería hacer que mi trabajo fuera algo creativo. Presenté mi curriculum en todos lados: floristerías, restaurantes, tiendas, etc. Así fue cómo comencé a explorar Marsella. Empecé lavando platos en Nour d'Egypte. Después, fui cocinera en Balady y más tarde en Yima, donde me quedé hasta que llegó la pandemia y, con ella, el cierre de los restaurantes.

Creaste SANNA en 2020. ¿Puedes hablarnos de este proyecto?

Durante el confinamiento pasé mucho tiempo reflexionando. ¿Por qué cocino? ¿Qué mensaje quiero transmitir? ¿Qué me gustaría compartir? Me di cuenta de que en Francia, la India se ve como un país muy reducido y orientalista, en la que la cocina se resume en pan naan, palak paneer y curry amarillo en polvo. Quería compartir mi experiencia, las recetas de mi país, la pluralidad de las lenguas, de las religiones y de las culturas... Quería mostrar la belleza de cada región, pero también hablar de las tensiones y de la complejidad de un país en el que la historia colonial y sus traumas siguen siendo visibles, en el que las desigualdades están profundamente ancladas a la vida diaria. Sanna comenzó como una mirada crítica sobre mi estatus de cocinera en un país occidental. Al principio, Sanna empezó con un menú publicado en Instagram cada día. Cocinaba y hacía entregas en bicicleta. Poco a poco, recibí pedidos de todos lados, peticiones para prestaciones, bodas, eventos efímeros, etc.

¿Puedes hablarnos de tu experiencia romana en la Villa Médicis? 

¡No sabría por dónde empezar! Pienso en la luz dorada que me acogía cada mañana cuando cruzaba el jardín para ir a la cocina. Pienso en la belleza de las fresas en verano y de los espárragos en primavera que Hasmik, un frutero extraordinario, me entregaba cada semana con una sonrisa espléndida, en el capuccino preparado con mucho amor por Selene y Sabrina, en el perfume de las flores de azahar y de las rosas que me embriagaba mientras recogía hierbas y flores del jardín. Fue intenso, pero me fui al cabo de un año, inspirada y feliz de haber podido contribuir a algo tan mágico y necesario en este lugar único. Me enorguillece que el mundo de la cocina forme parte de la Villa Médicis. 

¿Qué vínculos culinarios has creado entre tus raíces hindúes y Marsella? 

Veo muchas similitudes entre Bombay y Marsella, pues son dos ciudades marítimas que me inspiran, vibrantes y dinámicas. Intento trabajar mi cocina en torno a la idea del viaje, del intercambio de culturas, de la representación de personas históricamente oprimidas. Marsella es una ciudad que no está esterilizada, pues hay una representación de la diversidad por todos lados, y creo que es algo bonito y poderoso. Eso es lo que quiero en mi cocina: no tener que esconder quién soy ni de dónde vengo. 

¿Cómo describirías tu cocina?

Es un movimiento hacia los recuerdos y la nostalgia de mi infancia, los sabores y las emociones de todos los platos que he probado. Es la sensibilidad y el gesto de la acogida. Es el hecho de rendir homenaje a mi legado culinario, pero también es avanzar hacia algo nuevo para aprender y descubrir. Por último, es una celebración de la belleza y la sencillez que encuentro en el acto de comer.

¿Cómo has imaginado tu menu para tu estancia en Sessùn Alma?

He imaginado un menú que pone de relieve los productos y los productores con los que trabajo para poder hablar del humano que se esconde tras el producto. En cuanto a los sabores y los platos, no hay que olvidar que estamos en invierno, así que es un menú que reconforta el alma y que cuida de nuestros cuerpos. He imaginado platos que me apetecen y que mi cuerpo necesita.

¿Qué opinas sobre el movimiento de chefs itinerantes?

Creo que es algo muy positivo para los chefs, pues nos permite tomarnos el tiempo de descubrir lo que nos gusta trabajar realmente y lo que queremos proponer en la cocina. ¿Puede que todo este movimiento y estos intercambios generen algo nuevo en el oficio? Abogo por la interdisciplinariedad y por las nuevas perspectivas.  

¿Qué te evoca Sessùn Alma?

Me parece muy bonito y necesario el brindar tanta importancia a la artesanía, la ecología y el legado. Esto es algo de lo que Sessùn Alma hace gala. Mi amiga Emmanuelle Oddo me habló del proyecto cuando aún estaba en construcción. Me encantó el gusto por el detalle y el toque humano, presente en todos lados. La artesanía contemporánea ha sufrido mucho en India (y en el resto del mundo, de hecho) debido a la industrialización y a la producción en masa. Me di cuenta de esto durante mi infancia en la India, en los años 90. He visto hasta qué punto la fast fashion se ha apropiado de los motivos y de la estética de la artesanía sin conocer las técnicas utilizadas, la sensibilidad de los artesanos y los contextos históricos. ¿Como encontrar un equilibrio entre la estética y el contexto político? ¿Cómo hacer que un oficio evolucione sin olvidar su historia? ¿Cómo hacer que los productos bonitos sean accesibles al mismo tiempo que se remunera de forma justa a los artesanos? Son preguntas que me planteo a diario en la cocina, pero que creo, son pertinentes y válidas para el resto de trabajos creativos. Esto es lo que me evoca Sessùn Alma, un espacio que puede estimular una mirada y opinión crítica sobre la artesanía.

¿Cuáles son tus proyectos de los próximos años?

Por el momento, he previsto varias estancias en Marsella, en lugares que me gustan. Para empezar, en Sessùn Alma, y después en Camas Sutra en abril; también iré a Córcega en junio en un castaño y, por último, a Bruselas en otoño. En verano trabajaré en Livingston para aprender, mejorar y hacer evolucionar mi cocina. 


Al mismo tiempo, estoy ampliando mi relación con el mar, pues continúo mi formación en apnea. Es mi lugar preferido: rodeada de agua y mecida por los sonidos del mundo submarino. También estoy creando un libro de cocina. En los próximos años, me gustaría consagrar más tiempo a hacer que la cocina elaborada, sana y sabrosa sea más accesible para las personas que no suelen estar inmersas en este universo. Hay un desequilibrio entre el legado de la cocina holística y las comunidades que se aprovechan de ella, y creo que es el momento ideal para reducirlo. 

ENCUENTRA EL LOOK DE ZURI CAMILLE DE SOUZA

Puede que también te guste...
Justine Pruvot
Encuentros hermosos
lunes 1 abril 2024
Sigue leyendo y descubre nuestro encuentro con Justine Pruvot, chef del restaurante Mercato de Marsella y fundadora de la marca Touillet.
Seguir leyendo...
Lorraine Grouvel
Encuentros hermosos
lunes 11 marzo 2024
Hoy te presentamos a la ceramista Lorraine Grouvel, creadora del proyecto Apollonie Ceramics.
Seguir leyendo...
Capucine Guhur
Encuentros hermosos
lunes 19 febrero 2024
Nos hemos reunido con la arquitecta y diseñadora Capucine Guhur, ganadora de la primera edición del concurso Sessùn Craft Prize.
Seguir leyendo...